Benigno Alarcón insta a oposición a prepararse para elecciones parlamentarias

Cecilia García Arocha pidió al TSJ suspender sentencia que afecta a las universidades

Diputados seguirán trabajando para tener “un nuevo presidente con un nuevo CNE”

Stalin González: Vamos a renovar el CNE como lo establece la Constitución

Andrés Caleca: “Negociaciones políticas se han realizado en peores circunstancias en nuestra historia”

La Red de Observación Electoral de la Asamblea de Educación ante lo acontecido el pasado 5 de enero en la Asamblea Nacion

Datincorp: 80% votaría en unas parlamentarias con un nuevo CNE

Guanipa: No puede haber un nuevo CNE sin la Asamblea Nacional

Comité de postulaciones electorales sí podrá nombrar al nuevo CNE

Un camino para todos

Esperan que al iniciar el 2020 se pueda concretar la escogencia de un nuevo Consejo Nacional Electoral

Eglée González Lobato: El CNE es la llave para resolver la crisis política, económica y humanitaria

Stalin González: Lo primero es designar el CNE desde la AN, las elecciones se ven después

Historiador Arráiz Lucca: El mantra de la usurpación y las elecciones no puede ser inamovible

Bolivia: elecciones presidenciales y observación electoral

“El año que viene deben realizarse elecciones presidenciales y parlamentarias”

Nuevo CNE definirá cuáles elecciones habrá en 2020

Destacan en Venezuela la importancia de elecciones supervisadas y creíbles

Luis Lander: Para designar un CNE creíble se necesita un acuerdo político que incluya al Ejecutivo y la AN

El TSJ ordena hacer hacer elecciones universitarias

Inscríbete para contribuir al cambio político

Uno de los mecanismos más importantes mediante el cual se han producido transiciones a la democracia en los últimos 30 años son las elecciones. Si bien en el marco de un régimen autoritario pareciera que participar en elecciones es innecesario, lo cierto es que una ciudadanía bien organizada y preparada para una contienda electoral puede ser un factor decisivo para que las elecciones se conviertan de un ritual autocrático a un proceso de democratización. Para que ello ocurra, los ciudadanos en general, y los jóvenes en particular, tienen que asumir un papel proactivo de cara a la participación política tanto electoral como no electoral.

Un ejemplo de lo anterior fueron las llamadas revoluciones electorales ocurridas en las antiguas repúblicas soviéticas, en donde los procesos electorales fueron el epicentro del cambio político. En algunos casos, la oposición democrática logró una victoria que permitió el cambio de un régimen autoritario a uno democrático. En otros casos, la demanda por elecciones libres fue el motor de la lucha política, conduciendo al cambio de gobierno y a unas elecciones competitivas. Finalmente, en otros casos, las protestas ocurridas luego de la consumación del fraude llevaron a la caída del régimen autoritario.

En todos estos casos, la organización electoral de la sociedad civil fue fundamental, siendo uno de los elementos más importantes fomentar que los jóvenes se inscribieran en el padrón electoral. En Serbia, el movimiento OTPOR logró que los jóvenes de ese país, quienes no mostraban interés en la política, se inscribiesen para votar y participasen masivamente contra Milošević. De la misma manera, el rol de los jóvenes en las revoluciones electorales de Ucrania y Georgia fue fundamental para el proceso de democratización de esos países a principios del siglo XXI.

En este contexto, el ejercicio del voto se convierte en una forma de protesta contra el régimen autoritario. Tal como se ha dicho en otros documentos de la Red de Observación Electoral de Asamblea de Educación, en regímenes autoritarios el voto es una herramienta de lucha cuyo propósito es generar presión sobre el gobierno autoritario y sus decisiones. El voto en contextos no democráticos da la oportunidad para que los partidos políticos, las organizaciones de la sociedad civil y los ciudadanos se organicen en torno a un objetivo común; permite luchar por el respeto de los derechos civiles y políticos; incentiva la participación no electoral para exigir más democracia y permite evidenciar la naturaleza no democrática del gobierno.

De manera que, más allá del debate sobre si se participa o no en elecciones bajo un régimen autoritario, los partidos políticos y las organizaciones de la sociedad civil tienen que procurar que los jóvenes sigan inscribiéndose en el registro electoral, para que éstos tengan la posibilidad de participar por el cambio político en la arena electoral, en caso de ser necesario.

Lo anteriormente señalado es lo que lleva a que una de las demandas más importantes en este momento es la exigencia al Consejo Nacional Electoral, del cumplimiento de lo estipulado en la Ley Orgánica de Procesos Electorales (LOPRE): el Registro Electoral es de carácter permanente; es decir, que durante todo el año cualquier ciudadano puede inscribirse o actualizar sus datos para poder ejercer efectivamente su derecho al sufragio en el momento que se convoquen elecciones. Del mismo modo, el CNE tiene la obligación de facilitar el registro y actualización de los datos de los electores, incrementando los puntos habilitados para tal fin, dentro y fuera del país.

Estar inscrito en el registro electoral ofrece la posibilidad de participar en la lucha por el rescate de la democracia por medio del sufragio, si la oportunidad se presenta. El voto entendido como protesta, y acompañado con movilizaciones para su defensa, es un instrumento poderoso para combatir cualquier régimen autoritario. De allí que es mejor estar inscrito en el registro electoral y estar preparado para defender el derecho al voto, que no estarlo y perder la oportunidad de ser protagonista de la lucha por el rescate de la democracia en el país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *