Hay que facilitar al venezolano, donde quiera que se encuentre, el derecho al voto

Mientras en México se negocia, entre otras cosas, una fecha para las elecciones presidenciales de Venezuela el próximo año, millones de compatriotas andan por el mundo, incluyendo su propio país, sin poder inscribirse en el Registro Electoral o sin tener la opción de notificar un simple cambio de dirección.

El problema que se presenta dentro del territorio nacional, y del que la Red de Observación Electoral de Asamblea de Educación (ROAE) se hace eco a través de campañas en redes sociales, es la escasez y lejanía de las Oficinas Regionales Electorales para gran parte de los venezolanos. Solo hay una por estado. O sea, lejos de pueblos, de caseríos, de centros urbanos que, además, no cuentan con buenas carreteras y menos con servicio de transporte.

Y más allá de la frontera, la situación está lejos de ser mejor. Se calcula que hay casi 5 millones de venezolanos mayores de 18 años por el mundo, con todo el derecho, como lo establece la Constitución, a votar en unas elecciones presidenciales de su país. Pero la gran mayoría de ellos no tiene posibilidades de inscribirse, ni tampoco de actualizar sus datos porque en buena parte de ese mundo el país no cuenta con embajadas o consulados o simplemente estas delegaciones diplomáticas no activan el registro electoral. De esos 5 millones de compatriotas, solo unos 108.000 están inscritos en el RE como votantes venezolanos en el exterior.

Esta situación atenta contra el derecho humano que tiene cualquier ciudadano venezolano de elegir libremente las autoridades de su país, siempre y cuando cumpla con el requisito único de ser mayor edad y estar inscrito en el registro electoral

Es por ello por lo que ya, internacionalmente, se están levantando voces tratando de ofrecer una salida democrática a los venezolanos en el exterior, como es el caso del partido Ciudadanos en España, que le pide al gobierno de ese país que ofrezca al gobierno venezolano poner a su disposición sus embajadas en todo el mundo para ser utilizadas como centros de votación en las elecciones venezolanas.

Esta propuesta quizás esté muy lejos de convertirse en un hecho real, pero es una ventana interesante de abrir, con este u otro país. 

Una facilidad que apunta al mismo fin, como es el de poner al alcance de los ciudadanos el ejercicio de su derecho a votar, podría lograrse de manera bastante sencilla dentro del país si el Consejo Nacional Electoral (CNE) accediera a la petición de la ROAE y de otras organizaciones, de abrir centros de inscripción y actualización en sitios de fácil acceso para las personas residenciadas en cualquier lugar del territorio nacional.

Comments are closed.