La participación política de los migrantes venezolanos: una tarea urgente

por Red Observación Electoral Asamblea de Educación

Este trabajo de investigación fue realizado por técnicos de la Red de Observación Electoral Asamblea de Educación (ROAE) y publicado en mayo pasado en este mismo sitio web. La situación planteada no solo continúa igual sino que tiende a empeorar, de allí que lo publiquemos de nuevo para insistir en que la tarea pendiente con los migrantes debe ser atendida cuanto antes por los entes encargados de ello.

——————————————————————————————————

La migración internacional es un fenómeno cada vez más grande en el planeta. Las guerras, los conflictos políticos, las crisis económicas y/o los desastres naturales han obligado a miles de personas a abandonar sus países en busca de una mejor calidad de vida.  La ONU estima que, para 2020, quienes viven en un país distinto al de nacimiento son, aproximadamente, 272 millones de personas[1].

En muchos casos, la condición de migrante ha supuesto la pérdida de los derechos políticos de estas personas. En las sociedades de acogida suelen existir restricciones jurídicas, políticas y culturales al acceso a la ciudadanía, al mismo tiempo en las sociedades de origen de los migrantes existen limitaciones legales y/administrativas para que estas puedan ejercer efectivamente sus derechos políticos desde su nuevo lugar de residencia.

Según el Artículo 21 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos[2]:

“Toda persona tiene derecho a participar en el gobierno de su país, directamente o por medio de representantes libremente escogidos.

Toda persona tiene el derecho de acceso, en condiciones de igualdad, a las funciones públicas de su país.

La voluntad del pueblo es la base de la autoridad del poder público; esta voluntad se expresará mediante elecciones auténticas que habrán de celebrarse periódicamente, por sufragio universal e igual y por voto secreto u otro procedimiento equivalente que garantice la libertad del voto.”

De esta manera, participar en la dirección de los asuntos públicos es un Derecho Humano fundamental, el cual incluye, entre otras cosas, el derecho a elegir y ser elegido. Si bien la participación política puede adoptar múltiples formas, lo cierto es que la más común y extendida en las democracias representativas es el voto. Es por tal motivo que, en algunos países que han experimentado procesos migratorios masivos, se han implementado mecanismos para que los ciudadanos que residen el exterior puedan ejercer su derecho al sufragio. Expertos de la Red de Observación Electoral de Asamblea de Educación (ROAE) indagagaron sobre estos aspectos y encontraron algunos elementos que pueden ser útiles para Venezuela.

La experiencia mexicana

En América Latina se han dado varias experiencias en las que los Estados reconocen la necesidad de garantizar el derecho a la participación de quienes han migrado de sus territorios. Uno de esos casos es México, en donde se han llevado a cabo diferentes reformas constitucionales, legales y políticas que han permitido a sus ciudadanos en el exterior ejercer su derecho al voto. El derecho al voto de los residentes en el extranjero se reconoció en el 2005, pero fue con la reforma político-electoral de 2014 cuando se amplió el derecho al sufragio de los mexicanos migrantes, con independencia de su estatus legal. 

Para la implementación de esa medida, un año antes de la elección presidencial de 2018, el INE inició el proceso de inscripción a la Lista Nominal de Residentes en el Extranjero, con dicho registro el INE envía el material electoral para que la persona pueda ejercer su derecho al voto. El caso mexicano no solo permite al elector votar por el Presidente de México, sino también por los Senadores. Pero más aún, en 18 entidades federativas las constituciones locales permiten que sus ciudadanos residentes en el extranjero puedan ejercer el derecho a elegir su Gobernador[3]. 

Para lograr que la ciudadanía ejerza su derecho al sufragio desde el exterior, en la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales de México, se estableció que las modalidades del voto en el extranjero en México fuesen el correo postal, la entrega personal de la boleta en embajadas o consulados y el voto electrónico; lo que permite flexibilidad a los ciudadanos a la hora de participar en las decisiones de su país. 

El caso mexicano es útil para ilustrar que es posible facilitar el voto de las personas migrantes, esto mediante la implementación de mecanismos confiables de registro del elector, establecimiento de múltiples formas de sufragio y ampliación del derecho del voto más allá de las elecciones presidenciales.

La situación venezolana

Venezuela carece actualmente de instrumentos jurídicos y administrativos para que las personas residentes en el extranjero puedan ejercer sus derechos políticos. Según ACNUR, siete millones de ciudadanos venezolanos han emigrado del país, lo que supone casi 23% de la población. Sin embargo, desde las instituciones políticas venezolanas poco o nada se ha hecho para que estas personas mantengan sus derechos fundamentales, empezando por el acceso oportuno a los documentos de identidad. El Registro Electoral venezolano da cuenta de que aproximadamente 100 mil ciudadanos están inscritos como electores en el exterior, lo que supone una brecha muy amplia entre la cantidad de migrantes y los registrados como votantes en el extranjero.

El voto de los venezolanos en el extranjero lo organiza el Consejo Nacional Electoral en coordinación con la cancillería y los funcionarios consulares. Según sea la población electoral registrada en cada país, los responsables permiten que la votación sea en el propio consulado o bien en un local rentado para tal fin.

En este sentido, para garantizar el derecho al sufragio de los venezolanos en el extranjero es necesario identificar las debilidades, limitaciones y barreras que tienen la ciudadanía que vive fuera del país. Algunas de esas barreras van más allá de las competencias del CNE, mientras que otras son inherentes a la legislación electoral venezolana o la propia administración electoral. 

Los expertos de la ROAE señalan algunas de las iniciativas que se pueden implementar para que los venezolanos migrantes puedan ejercer su derecho al sufragio son:

. Promover y facilitar el ejercicio del derecho al sufragio de los más de 100 mil inscritos en el exterior, mediante campañas informativas y reapertura de sedes diplomáticas en las ciudades de mayor concentración de migrantes.

. Garantizar el derecho a la identidad y acceso oportuno a documentos de identidad como la Cédula de Identidad y el Pasaporte, para lo cual se debe coordinar con la Oficina Nacional de Identificación y Extranjería, y el Ministerio de Relaciones Exteriores.

. Elaborar un censo, lo más preciso posible, de los venezolanos residenciados en el extranjero, e identificar los lugares de mayor concentración de migrantes venezolanos.

. Eliminar de la LOPRE la exigencia de residencia legal en el país de acogida para el ejercicio del derecho al sufragio en el exterior. 

. Establecer un grupo de tarea en la Comisión de Participación Política y Financiamiento en el Consejo Nacional Electoral, encargado de desarrollar una estrategia para promover la participación de quienes han migrado de Venezuela.

. Establecer mecanismos digitales, itinerantes o híbridos (que combinen parte digital y presencial) , que faciliten la inscripción y actualización de los datos de los venezolanos en el Registro Electoral en los respectivos consulados, así como mecanismos seguros para implementar el voto a distancia.

. Establecer en los países de mayor población migrante, oficinas internacionales del Consejo Nacional Electoral, que funjan como organismos electorales subalternos para las elecciones.

. Promover una reforma legal para ampliar el derecho al sufragio de los migrantes venezolanos en la que puedan votar en la elección de los miembros de la Asamblea Nacional y así garantizar el derecho a tener representación política en el Poder Legislativo nacional, así como también en las elecciones regionales de sus estados de origen. 

[1] Fuente: Naciones Unidas. https://www.un.org/es/global-issues/migration#:~:text=Datos%20sobre%20migraci%C3%B3n,164%20millones%20son%20trabajadores%20migrantes.

[2] Fuente: Naciones Unidas. https://www.un.org/es/about-us/universal-declaration-of-human-rights

[3] Fuente: Instituto Nacional Electoral de México. https://votoextranjero.mx/web/vmre/ine-y-el-voto-en-el-extranjero  

Comments are closed.