Benigno Alarcón insta a oposición a prepararse para elecciones parlamentarias

Cecilia García Arocha pidió al TSJ suspender sentencia que afecta a las universidades

Diputados seguirán trabajando para tener “un nuevo presidente con un nuevo CNE”

Stalin González: Vamos a renovar el CNE como lo establece la Constitución

Andrés Caleca: “Negociaciones políticas se han realizado en peores circunstancias en nuestra historia”

La Red de Observación Electoral de la Asamblea de Educación ante lo acontecido el pasado 5 de enero en la Asamblea Nacion

Datincorp: 80% votaría en unas parlamentarias con un nuevo CNE

Guanipa: No puede haber un nuevo CNE sin la Asamblea Nacional

Comité de postulaciones electorales sí podrá nombrar al nuevo CNE

Un camino para todos

Esperan que al iniciar el 2020 se pueda concretar la escogencia de un nuevo Consejo Nacional Electoral

Eglée González Lobato: El CNE es la llave para resolver la crisis política, económica y humanitaria

Stalin González: Lo primero es designar el CNE desde la AN, las elecciones se ven después

Historiador Arráiz Lucca: El mantra de la usurpación y las elecciones no puede ser inamovible

Bolivia: elecciones presidenciales y observación electoral

“El año que viene deben realizarse elecciones presidenciales y parlamentarias”

Nuevo CNE definirá cuáles elecciones habrá en 2020

Destacan en Venezuela la importancia de elecciones supervisadas y creíbles

Luis Lander: Para designar un CNE creíble se necesita un acuerdo político que incluya al Ejecutivo y la AN

El TSJ ordena hacer hacer elecciones universitarias

Bolivia: elecciones presidenciales y observación electoral

En nuestra condición de observadores electorales quisiéramos destacar  algunos aprendizajes que la reciente elección presidencial de Bolivia nos deja, que nos parecen dignos de ser señalados y tomados en cuenta para futuros eventos electorales en Venezuela, no obstante las naturales diferencias entre los procesos de distintos países.

En las elecciones presidenciales celebradas el 20 de octubre de 2019 en el Estado Plurinacional de Bolivia (terceras desde de la aprobación de la Constitución en 2009), los resultados oficiales de la primera vuelta electoral desataron un agudo conflicto político, que derivó en la renuncia del presidente Evo Morales, quien aspiraba a su cuarto mandato de cinco años, luego de 15 años en el poder.

En la Constitución de Bolivia de 2009 se señalaba que el Presidente y el Vicepresidente pueden ser reelectas o reelectos de manera continua por una sola vez, siempre mediante voto universal, directo, libre, obligatorio y secreto.   A pesar de las restricciones existentes para la reelección, Evo Morales logró que el Tribunal Constitucional de Bolivia, en una polémica decisión, le otorgara el derecho a una tercera postulación, alegando que la restricción suponía una violación de sus derechos políticos. Todo ello, después de intentar introducir la reelección continua, recurriendo a una reforma constitucional, a ser aprobada mediante referéndum, en la cual resultó ganadora la opción de mantener la restricción de una sola reelección continua.

En la elección boliviana, administrada por el Tribunal Supremo Electoral (TSE), el sufragio se ejerce mediante una papeleta única en la que aparecen los candidatos a presidente y vicepresidente, y las siglas y colores de los partidos y agrupaciones participantes; así mismo, está establecida la doble vuelta electoral: podrá ser ganador en la primera vuelta quien obtenga el 50% más 1 de los votos válidos, o bien supere el 40% y obtenga una ventaja de más del10% sobre el segundo lugar. En caso contrario los dos primeros candidatos deberán competir en una segunda vuelta en un plazo de 60 días, resultando ganador quien obtenga la mayoría de los votos. El escrutinio se hace de forma manual y se asienta en una acta que se envía al TSE.

Adicionalmente, para  ofrecer resultados en breve lapso, el TSE implementó la Transmisión de Resultados Electorales Preliminares (TREP), enviando los resultados de las actas de manera electrónica un centro de cómputo con el fin de ir sumando los resultados a medida que llegara la información y hacerlos públicos.

La elección contó con la observación de la Organización de los Estados Americanos (OEA).

El anuncio hecho por TREP de la victoria de Evo Morales en la primera vuelta, mediante la obtención de la mayor votación y la superación de Carlos Mesa, ocupante del segundo lugar, por mas de 10% de los votos, dio lugar a una gran tensión que se manifestó en multitudinarias protestas callejeras, que alegaban que se había cometido fraude.

La victoria de Evo Morales se anunció después de que se produjera una inesperada suspensión, durante un largo lapso, de la publicación progresiva de resultados hecha mediante el TREP, antes de la cual los resultados eran favorables al candidato Carlos Mesa.

Ante esta situación, tanto los partidos de oposición como los observadores internacionales señalaron que la caída del sistema generaba sospechas sobre la integridad del proceso y la posibleconsumación de un fraude electoral. De hecho, un miembro del TSE renunció, alegando que era una irregularidad la suspensión de la publicación de los resultados.

En respuesta a los reclamos, el TSE decidió aprobar una auditoría vinculante de la OEA, la cual comenzó el 31 de octubre. Luego de varios días de protestas violentas a lo largo de Bolivia, la OEA publicó un informe preliminar en el que destaca:“Teniendo en cuenta las proyecciones estadísticas, resulta posible que el candidato Morales haya quedado en primer lugar y el candidato Mesa en segundo. Sin embargo, resulta improbable estadísticamente que Morales haya obtenido el 10% de diferencia para evitar una segunda vuelta.” Esta postura reafirmada por la OEA en su posterior informe definitivo.

El caso de Bolivia, como sucedió también en la elección de Perú que terminó con la salida de Alberto Fujimori del poder, muestra que la participación electoral, aun en el caso de elecciones con deficiencias,puede dar lugar a trascendentales procesos que ponen en evidencia la desviación antidemocrática del gobernante de turno y obligan a su salida, cuando la ciudadanía, los partidos políticos y la sociedad civil organizada, actúan diligentemente en la vigilancia  del proceso de votación y se movilizan en defensa de los derechos de los electores.

De la misma manera, el caso boliviano muestra la importancia de la observación electoral experta, que cuente con acceso a todos las etapas del proceso electoral  y con garantías mínimas para realizar su trabajo,  para informar fidedignamente a la ciudadanía de las irregularidades que puedan torcer la voluntad de los electores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *