Los Derechos Humanos se amparan en los Derechos Políticos

Uno de los avances más importantes de las sociedades occidentales fue la proclamación de los Derechos Humanos (DDHH) por la Asamblea General de las Naciones Unidas, en su sesión del 10 de diciembre de 1948 en París. Esa declaración establece el cimiento sobre el cual se construye la Organización de las Naciones Unidas (ONU)

Los Derechos Humanos son inherentes a todos los seres humanos, independientemente de su raza, sexo, nacionalidad, origen étnico, lengua, religión o cualquier otra condición, y están destinados a proporcionar a todas las personas las condiciones para una vida digna. Éstos están conformados por derechos económicos, sociales, culturales, civiles y políticos, que incluyen el derecho a la vida y a la libertad; a no estar sometido ni a esclavitud ni a torturas; a la libertad de opinión y de expresión; a la salud, la alimentación, el vestido, la vivienda y la asistencia médica; a la igualdad ante la ley; a la educación y al trabajo, entre otros muchos. 

Los artículos de la declaración de DDHH conforman un marco de referencia para las leyes y las políticas que deben adoptarse en todos los países, lo que conduce a la exigencia de que los derechos humanos deban ser protegidos mediante la instauración de un régimen de Derecho.

De manera que la vigencia de los derechos civiles y políticos, en esencia complementarios, es  una condición indispensable para el cumplimiento y la protección del conjunto de los derechos humanos. Destacan entre éstos la libertad de opinión y de expresión; la libertad de reunión y de asociación pacíficas; la participación en el gobierno del país, directamente o por medio de representantes libremente escogidos; el derecho a participar en la designación, mediante elecciones periódicas auténticas, de las autoridades del poder público. 

En el caso de venezolano, la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet visitó el país entre el 19 y el 21 de junio. En su visita se recabaron evidencias y testimonios de diferentes actores políticos y sociales, con el propósito de evaluar el estado de los Derechos Humanos en el país. El informe que da cuenta de su evaluación denuncia importantes violaciones a los derechos civiles, políticos y sociales de los venezolanos.

El informe destaca el deterioro sistemático de los derechos políticos ocurrido en la última década: 

  • En los últimos años el gobierno se ha propuesto establecer una hegemonía comunicacional, imponiendo su propia versión de los hechos y creando restricciones a los medios de comunicación independientes.
  • las instancias de poder controladas por el gobierno han aplicado políticas y establecido leyes que han originado una acelerada erosión del estado de derecho y la anulación de instituciones democráticas, como es el caso de la Asamblea Nacional. Estas reformas legislativas han facilitado la criminalización de la oposición al gobierno, mediante la disposición de sanciones claramente violatorias del derecho a la libertad de reunión pacífica; el uso de la jurisdicción militar para personas civiles, y la imposición de restricciones a ONGs para representar a víctimas de violaciones de los derechos humanos;
  • la utilización de las detenciones arbitrarias como uno de los principales instrumentos para intimidar y reprimir a la oposición política y cualquier expresión de disensión, real o presunta, al menos desde 2014.
  • la descalificación pública, por parte de autoridades, tanto de la oposición política, como de activistas de derechos humanos y periodistas, tildándolos de “traidores” y  de “agentes desestabilizadores”.
  • las violaciones reveladas afectan directa e indirectamente a todos los derechos humanos: civiles, políticos, económicos, sociales y culturales.

Las afirmaciones del informe aquí expuestas, así como otras contenidas en dicho documento, dan cuenta de cómo la inexistencia de un régimen político capaz de garantizar el ejercicio de la libertad y el goce de los derechos humanos, tal como lo indica el Artículo 28 de la Declaración de los Derechos Humanos, ha derivado en la violación sistemática de los mismos por parte del gobierno. Solo mediante el restablecimiento de los derechos políticos por parte de los ciudadanos, a través de la elección de un gobierno democráticamente electo en elecciones auténticas, se podrá iniciar en Venezuela un proceso que persiga el restablecimiento integral de los derechos humanos. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *